Buscar
  • Cristobal Ludlow Bosch

Llamadas de extorsión: Métodos más comunes y protocolos a seguir.


En los últimos años hemos visto un notable incremento en las llamadas de extorsión y cómo administradores consideramos elemental que los Condóminos conozcan los protocolos a seguir en caso de recibir una llamada de este tipo.


Los extorsionadores o defraudadores telefónicos basan su éxito en un objeto fundamental: generar lo más rápido posible un sentido de ofuscación y urgencia en la víctima ante la posibilidad de peligro y un sentido de codicia o aprovechamiento ante una supuesta oportunidad extraordinaria.


A continuación te mencionamos los métodos más comunes empleados por los extorsionadores:


El método más frecuente son las denominadas "llamadas de sondeo" con las que, bajo la promesa de alguna promoción, viaje o premio, los delincuentes consiguen datos personales de las víctimas, como nombres, domicilios e incluso información bancaria, que posteriormente pueden utilizar para una extorsión.


El segundo tipo son los supuestos "secuestros" y consisten en exigir dinero a la víctima haciéndole creer que un familiar suyo ha sido secuestrado. Los delincuentes buscan engañar a la persona dandole datos que pueden ser creíbles o válidos del supuesto pariente secuestrado e incluso simulando voces de angustia.


La tercera modalidad más común es la de las "amenazas". Es muy similar a la anterior solo que, en lugar de simularse el secuestro del familiar, simplemente prometen hacerle daño si no se recibe a cambio algún bien o pago.


Otros métodos menos usuales:


Otro método común es el recibir una llamada para solicitar a algún trabajador el abrir la puerta principal, o peor aún, ingresar a la vivienda para obtener papeles, dinero o cualquier otra cosa de importancia para el extorsionador. Usualmente lo solicitan cuando dicha persona no se encuentra en su domicilio para que no sea inmediata la detección de la extorsión. Para generar un sentido de urgencia, utilizan métodos "creativos" para convencer a la persona que los atiende de que el patrón no puede contestar llamadas, sufrió un accidente o se encuentra detenido, por mencionar algunos ejemplos. También es posible que se hagan pasar por conocidos. Siempre se debe verificar que en realidad se trate de ellos, especialmente si llaman por teléfonos inusuales o desconocidos.


En algunas ocasiones los extorsionadores argumentan ser integrantes de organizaciones delictivas. La particularidad aquí es que simulan pertenecer a algún cártel o grupo criminal para ejercer presión sobre la víctima si no se realiza un pago.


Otra modalidad menos frecuente pero que también ocurre con un 1.7% de los casos, son las extorsiones bajo la simulación de "derechos de piso" es decir, en donde se exige un pago bajo la amenaza (falsa) de atacar algún tipo de comercio de la persona a la que se intenta engañar si no paga determinada cantidad.


¿Qué hacer si recibo una llamada de extorsión?

La clave para prevenir este tipo de actividades tengan éxito es conservar la calma y romper lo mas rápido posible la comunicación con el delincuente (colgar el teléfono).


Se recomienda un plan de tres pasos:

  1. Colgar

  2. Verificar con el condómino, administración o vigilancia.

  3. Dar aviso al Administrador y autoridades competentes.

En resumen se puede decir que es un tema de sentido común. Mas del 90% de los intentos de extorsión fallan porque la gente cuelga el teléfono. Si hay un sentido de urgencia que se quiere imponer sobre ti para que decidas algo, tienes que colgar.


Sobre todo para los casos donde se intenta engañar a la persona con el supuesto riesgo en que estaría un familiar, es necesario verificar que se encuentra bien.


Se recomienda tener algún método o protocolo con los familiares cercanos para revisar de forma rápida que todo se encuentre en orden.


La única manera de prevenir estas situaciones es educar y capacitar a nuestras familias y personal.


En el caso de una extorsión directa, que es aquella donde el delincuente se presenta en le domicilio para amenazar, el Gobierno Federal da las siguientes recomendaciones:

  • Mantener la calma y no ceder de inmediato a las exigencias económicas.

  • No manifestar negativa directa a la petición de dinero del delincuente. Argumente que necesita buscar alternativas económicas para conseguir el dinero solicitado.

  • Pedir al delincuente el plazo de una semana para dar respuesta. Ello permitirá analizar el escenario y tomar decisiones.

  • Comunicarse con las autoridades competentes, a fin de que personal especialista brinde el apoyo necesario para evitar ser víctimas del delito.

*Si consideras que la amenaza es real comunícate de inmediato al 911


13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo